El Plan de Modernización, Mejora e Incremento de la Competitividad de Costa de Mogán, en exposición pública hasta este viernes, duplica las zonas destinadas a uso comercial en el litoral. El gobierno asegura que este incremento permitirá la entrada de marcas comerciales de renombre en el municipio, pero la oposición lamenta que la oferta turística complementaria a la de sol y playa se limite al sector comercial. Nueva Canarias teme que el aumento de este tipo de suelo “abra la puerta a la especulación” urbanística.

El documento elaborado por Gesplan, eleva de 64.200 metros cuadrados a 133.155 la superficie destinada a la instalación de equipamiento turístico comercial en el municipio. Este cambio no ha sentado nada bien en las filas de la oposición, ya que “si bien estaban esperando la renovación” de la zona turística, lo que menos deseaban era “centrar la oferta” de los visitantes en el comercio, en lugar de diversificarla.

La concejala Isabel Santiago advirtió al grupo de gobierno que este Plan de Modernización se ha redactado “en los despachos de la capital” sin la participación de los empresarios del municipio. “Lejos de fomentar la renovación de los viejos centros comerciales de Puerto Rico, este documento lo que consigue es desmotivar a la comunidad de propietarios que en estos momentos está llevando a cabo un proceso de rehabilitación. Ya que, como ocurre en algunos espacios de Playa del Inglés, en una misma zona turística van a convivir centros comerciales obsoletos y de nueva construcción”, dijo la edil.

Para el responsable de Urbanismo y Turismo en el municipio de Mogán, Tomás Lorenzo, la ampliación de las zonas comerciales en la urbanización de Puerto Rico responde a una demanda no solo de los vecinos sino también de los turistas.

Según el concejal, el incremento en suelo de equipamiento turístico incluye espacio también para la construcción de hospitales o de instalaciones aledañas a proyectos que ya están en desarrollo, bien sean restaurantes o spas de plantas alojativas que han rehabilitado sus instalaciones recientemente. Muchas marcas de carácter internacional necesitan espacios de más de 500 metros cuadrados para abrir una tienda en Puerto Rico y, según el grupo de gobierno, la superficie que ofrece el centro comercial en dicha urbanización apenas constituye módulos de 25 metros cuadrados.