La consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, Cristina Valido, firmó ayer con la directora de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social el convenio de cooperación para impulsar la inspección frente al empleo irregular y no declarado.

Es un convenio similar al de 2017, que permitió mejorar la situación laboral de 2.719 personas.

Ahora se reforzarán los efectivos, hasta un total de 32 nuevos inspectores que se desplazarán de otras comunidades durante dos meses. Sus objetivos serán constatar la situación de alta en la Seguridad Social de los trabajadores y trabajadoras de las empresas que se visiten. Asimismo, comprobarán el cumplimiento de las jornadas laborales pactadas, convertirán los falsos empleos a tiempo parcial en contratos a tiempo completo y evaluarán la conversión de contratos eventuales que deben transformarse en fijos.

No sólo se actuará sobre las irregularidades ya conocidas sino que la labor inspectora también tratará de evitar el fraude en las subvenciones y ayudas gestionadas por la Comunidad Autónoma en materia de formación profesional para el empleo.