El Ejecutivo canario endurecerá las exigencias para el desarrollo del alquiler vacacional. La Justicia le impide prohibir la actividad en las zonas turísticas, tal y como pretendía con la normativa autonómica. Esta es su respuesta a la medida.

Dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Canarias invalidan varios preceptos de la regulación canaria aprobada en mayo de 2015, entre ellos, el artículo que excluye la vivienda vacacional de las zonas turísticas y urbanizaciones mixtas turísticas-residenciales.

El Gobierno de Canarias trata de consensuar con los cabildos una nueva normativa que no infrinja la libertad de empresa y atente contra la libre competencia.

Mientras tanto, las restricciones aumentarán a la hora de alquilar las viviendas para garantizar la calidad de esa oferta y la seguridad en el destino.

El nuevo reglamento deberá «garantizar la sostenibilidad del modelo turístico canario de manera que las exigencias se equiparen con el resto de la oferta de hoteles y apartamentos turísticos», según explicó la consejera de Turismo.

Se incidirá en la regulación de las plataformas digitales que comercializan las viviendas vacacionales en el Archipiélago. El Gobierno canario estudia cómo plasmar en la normativa la obligación de que las comercializadoras por Internet sólo puedan publicar ofertas de pisos que estén dados de alta.