La migración laboral aumenta en Canarias a medida que se consolida la mejora de la economía y del mercado de trabajo. Casi 34.500 residentes se trasladaron entre islas el año pasado por trabajo, unos 3.000 más que en 2016 y 8.000 más que en 2015.

De los 835.000 trabajadores con contrato que había en las islas a finales de 2017, más del 22% efectuaron algún tipo de desplazamiento.

El último informe sobre migración laboral del Observatorio Canario de Empleo (Obecan), constata que en los últimos años se ha producido un incremento sostenido del empleo y las contrataciones, así como de la movilidad.

Este aumento de los desplazamientos ha sido especialmente intenso en el último año entre los grupos de residentes que cambian de isla y en el de los extranjeros que se han instalado el Archipiélago para trabajar. En ambos casos el crecimiento ronda el 9% respecto a 2016.

34.425 personas se desplazaron entre islas en 2017, mientras que 129.000 ciudadanos de otros países firmaron contratos de trabajo en Canarias.

También ha crecido, en menor medida, la contratación de trabajadores de otras comunidades, concretamente un 2,7%.

Tenerife y Gran Canaria atraen al mayor número de trabajadores de otras islas, y son las únicas con saldo positivo. En el resto se producen más salidas que llegadas.