Los últimos datos del Directorio Central de Empresas (Dirce), publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y referidos al 1 de enero de 2016, constatan la evolución que se ha registrado en el tejido empresarial español y canario desde los primeros momentos de la crisis. En ambos ámbitos, sobre todo en el Archipiélago, la tendencia a la atomización se ha acentuado: si en 2008 las empresas sin asalariados constituían el 50% del total, ahora la proporción ha ascendido hasta el 55,6%, la tercera proporción más elevada del país tras Madrid, Cataluña y Navarra.

Canarias contaba a inicios de 2016 con 135.909 empresas. Es el segundo incremento consecutivo que se produce desde que comenzó la crisis. En 2015 habían pasado de 128.518 a 132.857. Pese a la mejora de los dos últimos ejercicios, la cifra de empresas continúa lejos de la de 2008, cuando el tejido empresarial estaba compuesto por 143.471 negocios.

Las empresas de comercio al por menor son las más numerosas en las Islas (20.258), seguidas de las dedicadas a servicios de comidas y bebidas (13.673), aunque en ambos casos su número ha disminuido desde 2008.

Han crecido las de auxiliares de servicios financieros (de 2.501 a 2.725), actividades inmobiliarias (de 5.031 a 6.044), sanitarias (de 4.809 a 6.421), de oficina (de 2.597 a 4.675) o educativas (de 2.550 a 3.528).