Makro inauguró ayer oficialmente la reforma de su centro de Telde, tras una inversión de 4,5 millones de euros y con el objetivo de acercarse y mejorar el servicio al cliente.

El establecimiento ha pasado de ser sólo un cash and carry a convertirse en un centro de asesoramiento, donde sus 80.000 clientes podrán encontrar soluciones y apoyo a su actividad diaria.

La reforma de Telde se enmarca dentro de un cambio de mentalidad de la empresa, líder en el aprovisionamiento a la hostelería, para que sus clientes los vean como un socio en el que apoyarse y «que vela por su negocio», como explicó su director.

Además del cambio de estanterías y lineales, así como la introducción de  aparatos con mayor eficiencia energética, o la presentación más atractiva del surtido, destaca en la reforma la puesta en marcha de un nuevo centro de asesoramiento en el que todo emprendedor encontrará apoyo y soluciones para su negocio.