El Ministerio de Empleo y Seguridad Social ha dado el visto bueno al plan contra la explotación laboral impulsado por la vicepresidenta Patricia Hernández.

A partir del segundo semestre del año llegarán al Archipiélago 40 inspectores para reforzar la plantilla habitual de la Inspección de Trabajo. El objetivo principal es reducir el fraude laboral.

Los nuevos efectivos llegarán en dos tandas por periodos de tres semanas cada uno. Canarias se hará cargo en ese tiempo del traslado, gasto de alojamiento y la manutención de los funcionarios. El plan de trabajo será llevar a cabo al menos cuarenta inspecciones cada uno. En total se completarán 1.600.

En 2014 los 66 inspectores y subinspectores de las Islas afloraron 4.627 empleos sumergidos, un 16% más que en año anterior. En el total de España el incremento se cifró en el 3,6%.

Los números demuestran que las inspecciones en las Islas tienen resultados positivos pero también que el nivel de fraude es elevado, por lo que los responsables de la Consejería de Empleo ven insuficiente el programa del Ministerio.

Entre enero y septiembre de 2015 los contratos en las Islas sumaban 529.055, de los que 213.399 eran con jornada parcial, el 41,1% del total. En general son los sectores de la hostetería y el comercio donde recaen las primeras sospechas, sólo por el volumen de este tipo de contratación en cada isla.

Desde la Consejería que dirige Patricia Hernández se insiste en que tras la aprobación de la reforma laboral del PP en 2012, que flexibilizó el despido, el número de horas extra no pagadas se ha incrementado, igual que el número de contratos dados de alta como parciales cuando en realidad no lo son.

El plan persigue apoyar los derechos de los trabajadores así como disuadir a las empresas que actúan de manera fraudulenta, respaldando a las que sí cumplen con sus obligaciones.