Los cinco turoperadores alemanes que operan con Canarias cancelaron ayer todas las reservas, pocas horas después de que el gobierno de Berlín incluyera al Archipiélago entre las zonas de riesgo.

La mayoría de ellos han suspendido operaciones al menos durante 15 días.

Las compañías solo operarán para que los turistas alemanes que están actualmente de vacaciones en las islas vuelvan a casa.

También prestarán servicio a aquellos que decidan seguir viniendo por su cuenta. Estos deberán hacer cuarentena o presentar un PCR a la vuelta, según exige el Gobierno alemán.

El veto de Alemania no es definitivo y se puede levantar en cualquier momento, siempre que el nivel de contagios de las islas baje por debajo de los 50 por 100.000 habitantes en siete días. Actualmente está en 94,13.