Los turistas extranjeros llegados a Canarias bajaron un 5,6% en julio respecto al mismo mes de 2017, situándose en 1.120.219, según datos del INE.

El descenso acumulado en los siete primeros meses de este año es de un 2,6% en relación a un año atrás.

En cuanto a los alojamientos, estos recibieron en los primeros siete meses del año 139.900 clientes menos que en el mismo periodo de 2017. Los peor parados son los apartamentos.

La encuesta de ocupación de julio cifra en 351.236 los clientes de apartamentos, casi 24.000 menos que en 2017. En el acumulado del año recibieron algo más de 2.100.000 turistas, 124.000 menos (-5,5%) que en los primeros siete meses del ejercicio anterior.

Los hoteles han aguantado bastante mejor, perdiendo 15.328 clientes en lo que va de año (-0,3%).

El mercado nacional ha crecido en los hoteles, compensando el descenso experimentado por el turismo extranjero. En los apartamentos no se ha registrado el mismo comportamiento, ya que ambos mercados han retrocedido, un 0,7% en el caso de los peninsulares y un 6,3% los extranjeros.

En el conjunto del país, las pernoctaciones en establecimientos turísticos extrahoteleros bajaron un 4% en julio respecto al mismo mes de 2017. En el caso de Canarias, la disminución fue de un 10%, 2,7 millones de pernoctaciones menos en el último año.