CCOO y UGT propusieron ayer medidas para enderezar el rumbo de unos presupuestos que consideran «insuficientes». Ambas organizaciones ven necesario incrementar la fiscalidad para recaudar entre 110 y 115 millones de euros más, cuyo destino será atender a aquellas familias que no perciben ningún tipo de ingreso.

Las medidas fiscales que sugieren incluyen la creación de una tasa turística, con la que calculan obtener 80 millones de euros anuales. Los empresarios criticaron esta idea, y la vinculan con una pérdida de competitividad para el destino.

Los sindicatos reclaman además un aumento de los tramos del IRPF para las rentas superiores a 60.000 euros y el de los tipos del IGIC sobre artículos de lujo. Los productos de primera necesidad, en cambio, precisan de una reducción impositiva «hasta el mínimo legal». Tampoco comparten la bonificación al 99% del impuesto sobre donaciones y sucesiones que entrará en vigor el próximo año y rechazan que se articulen nuevas figuras de exención fiscal.

Los dirigentes sindicales apuntaron que tal y como está planteado el anteproyecto de ley, el presupuesto de la Comunidad Autónoma para 2016 no permitirá apuntalar el crecimiento económico ni estimular la generación de empleo, por el contrario, abundarán en la desigualdad social.