Los sindicatos UGT y CC OO renuncian a una banda de subida salarial, como la que se trató de negociar en 2017, y solicitan que el sueldo más bajo en convenio se sitúe en 1.000 euros y un incremento medio entorno al 3%.

Los sindicatos indicaron ayer que presentarán a la patronal esta propuesta en la próxima reunión del 11 de enero.

La subida rondará el 3% y partirá de la previsión de inflación para este año, del 1,5%. Además, añadirán componentes que permitan recuperar el poder adquisitivo y mejorar el reparto de la riqueza de las empresas.