Los sindicatos CCOO y UGT pidieron ayer al Gobierno elevar el gasto en pensiones en España acercándolo al nivel de otros países europeos para garantizar un sistema público fuerte y sostenible.

Según los representantes de los trabajadores, la fortaleza del sistema pasa por mejorar los ingresos y acercar el actual gasto en pensiones de España del 10,4% del PIB hasta el 14% de los países de la unión.

Para elevar esos ingresos, los sindicatos apuntaron diversas vías: subir los salarios más bajos, elevar las dotaciones presupuestarias, recurrir a los impuestos, quitar los topes máximos de cotización o aliviar a la Seguridad Social de determinadas partidas.

Además, insistieron en derogar la reforma de 2013, que las subidas de las pensiones se vuelvan a vincular a la inflación y acabar así con el 0,25% y el actual coeficiente de cálculo.