Los recortes en el convenio de carreteras suscrito con el Estado para el periodo 2009-2017 mantiene paradas o ralentizadas doce vías. El Gobierno canario necesita 304 millones de euros a partir de 2016 para poder finalizarlas.

Cinco obras se encuentran paradas, con un presupuesto inicial de 268,6 millones, otras dos están casi paradas. Las obras restantes avanzan con normalidad, aunque desde el Gobierno canario se indica que es gracias a los recursos adelantados por la comunidad autónoma, cifrados en unos 400 millones de euros.

El recorte del convenio ha aumentado además el precio de adjudicación inicial en torno a un 20% en distintas vías. Desde 2012 a 2016, el Ministerio de Fomento ha recortado 755 millones de euros.

La consejera de Obras Públicas, Ornella Chacón sostiene que “los esfuerzos del Gobierno de Canarias están centrados en mejorar la aportación presupuestaria del Gobierno de España al convenio de carreteras en el proyecto de los presupuestos”.

El mínimo necesario para continuar las obras que ya están en ejecución era de 120 millones, y la respuesta del Gobierno de España fue de 94 millones, que deberán repartirse entre dichas obras, a pesar de que estaban estipulados 223,5 millones para el próximo año.