La Viceconsejería de Medio Ambiente ha iniciado la regulación de la concesión de la etiqueta ecológica a productos fabricados en las islas y a determinados servicios.

La etiqueta ecológica de la UE es un instrumento para orientar al consumidor hacia aquellos bienes y servicios con un impacto ambiental reducido durante su ciclo de vida. Además, su objetivo es la promoción de productos que pueden reducir los efectos ambientales adversos en comparación con otros de la misma categoría.

Se trata de un sistema voluntario y es un reconocimiento válido para todos los Estados Miembros de la Unión Europea.

La empresa con esta calificación identifica sus productos o servicios por medio de una flor en la que los pétalos se han sustituido por las estrellas de la bandera de la Unión Europea.

La ecoetiqueta está regulada tanto a nivel europeo como estatal. Las comunidades tienen competencia para designar los organismos que otorguen el uso de la etiqueta. El Gobierno de Canarias ha puesto en marcha la tramitación del decreto regulador.