El Gobierno defiende que ahora mismo los niveles de empleo son similares a los que había antes de la pandemia y que se recuperarán del todo antes de final de año, gracias al tirón del consumo y la reactivación de los negocios tras la caída de las restricciones. También confía en que se vayan reincorporando poco a poco los 239.230 trabajadores que a cierre de septiembre aún estaban en ERTE.

Bajo esta premisa, los Presupuestos Generales del Estado para 2022 registran un recorte del 8% en la partida destinada al SEPE. Serán 29.121 millones de euros, frente a los más de 31.000 de este año.

El Estado gastará casi 2.600 millones de euros menos en prestaciones por desempleo de lo previsto para este año, pues se espera «una menor necesidad de protección de los trabajadores».

No obstante, los PGE incluyen una partida de 7.648 millones para políticas de fomento del empleo, gracais a los fondos europeos. Con ellos se estima beneficiar a 677.692 personas.