Tras conocerse que los extranjeros que visiten las islas deberán presentar un test negativo de coronavirus para poder alojarse en hoteles y apartamentos, ahora le toca el turno a los turistas procedentes de la península.

Todos ellos deben llevar un certificado de haber superado la prueba de la Covid-19 en las 48 horas anteriores a su llegada al establecimiento, tal y como venía solicitando la patronal del sector.

El objetivo de la Consejería de Turismo es que los hoteles, apartamentos y viviendas vacacionales estén libres de coronavirus, independientemente de la procedencia del cliente.

Esta norma obtuvo ayer en el Consejo Asesor el apoyo unánime de los sindicatos, empresarios y cabildos, y hoy mismo se remitirá en forma de decreto ley a la Comisión de Secretarios Técnicos del Gobierno.

El nuevo decreto modificará la ley de ordenación turística para incluir en el derecho de admisión o de acceso a los hoteles, apartamentos y viviendas vacacionales una doble obligatoriedad. Por un lado, la de presentar un test negativo en el caso de turistas peninsulares o extranjeros. Por otro, la obligación de exigirlo en el caso de los establecimientos.

El decreto se aprobará lo antes posible en Consejo de Gobierno.