La rápida proliferación del comercio electrónico en el Archipiélago ha venido acompañada de la frustración por los complicados trámites administrativos y elevados costes.

Canarias se sitúa entre las regiones que menos compra por Internet, con solo el 30,4%. La principal dificultad es que Canarias tiene un espacio aduanero diferenciado del resto de la Unión Europea, lo que obliga a cualquier mercancía que entra en las Islas a someterse a unos rigurosos controles aduaneros.

El Gobierno regional decidió hace un par de semanas eliminar el autodespacho del Documento Único Administrativo (DUA) para las compras inferiores a 150 euros, que son la mayoría en las Islas. Solo las compras inferiores a este importe suponen, con la media de 30 o 40 euros por transacción que cobran los operadores por hacer los trámites aduaneros, una cifra en torno a los 100 millones de euros.

Esta medida acabará con este sobrecoste. Actualmente están exentas de trámite aquellas compras inferiores a 22 euros.

Eximir del trámite del DUA a compras inferiores a 150 euros no exime de pagar el IGIC.