Los ingresos de los ayuntamientos canarios por plusvalías se han incrementado hasta un 13% en los años de crisis a pesar de la caída de la compraventa de viviendas. Canarias está entre las 5 comunidades cuyos municipios recaudan más por este gravamen, después de Madrid, Cataluña, Andalucía y Valencia.

Según datos del Ministerio de Hacienda, entre 2006 y 2013 los ayuntamientos de las Islas ingresaron por el impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (plusvalía municipal) entre 47,5 y 54,3 millones de euros, en periodos donde apenas se vendieron viviendas y la caída de los precios fue notable en las transacciones inmobiliarias.

La principal causa de esta situación es la revalorización catastral de las viviendas. El valor del suelo ha seguido incrementándose. Los ayuntamientos recaudan únicamente en función del hipotético aumento del valor del terreno, lo que supone unos ingresos que han caído en mor cantidad que otros gravámenes.

Según el asesor fiscal Orlando Luján, la plusvalía municipal es un impuesto obsoleto y debería ser reformulado para adaptarlo a la realidad del mercado. El impuesto se diseñó antes de la crisis con unos cálculos conforme a una situación que entonces era normal con subidas continuas del precio del suelo urbano. Sin embargo, no se han actualizado los cambios.

Los ayuntamientos españoles recaudan 1.500 millones de euros en concepto de plusvalías, siendo el cuarto gravamen en volumen de recaudación dentro de los impuestos directos que cobran los municipios.