La Covid-19 sigue hundiendo la recaudación pública por los impuestos del REF, que se han reducido en 363,3 millones de euros en siete meses. El Bloque de Financiación Canario o del REF incluye el IGIC, el Impuesto de Matriculación y el AIEM.

En enero y febrero, la recaudación por estos tributos sumó 338 millones, un 58,5% más interanual.

A mitad de marzo llegó el estado de alarma. Desde entonces, la Hacienda canaria ha ingresado 653,4 millones de euros, que son 363,3 millones menos que en los mismos meses de 2019. La caída es del 35% a una media de 51,9 millones mensuales.

La pérdida global en el año se queda en 238,6 millones, con un montante total de 991,4 millones. En 2019 se habían recaudado 1.230.

No había un dato peor desde 2014. Pero es que, además, el Gobierno regional calcula una previsión de gasto público un 26,5% superior a la de aquel año.