Don Sebastián Grisaleña, presidente de honor de Cecapyme y empresario importador, ha criticado el nuevo rumbo tomado por el Régimen Específico de Abastecimiento (REA).

Hoy el Consejo de Gobierno aprueba la propuesta de reparto de este incentivo para el próximo año, con 2,3 millones de euros menos para los productos importados destinados directamente al consumo. Los principales afectados son los lácteos y las carnes de pollo y bovino. Esa cantidad se traspasará mayoritariamente a la compra de alimento para el ganado.

“El Gobierno de Canarias prefiere dar más ayudas al pienso de los animales y restársela a productos de alimentación de primera necesidad en unas Islas donde el riesgo de pobreza es muy elevado y que tienen la cesta de la compra más cara de España”, explica Grisaleña.

Cecapyme ha alertado estos días de que la medida tendrá repercusión en el bolsillo de los ciudadanos, algo que la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas parece no comprender. Según el consejero, el incremento en los precios de la leche o la carne será mínimo.

Grisaleña siente que el sector importador está siendo maltratado y se queja de que el negocio no es vender, sino recibir la ayuda.

Como ejemplo pone las subvenciones que recibe la paja para consumo de los animales, que es el doble de lo que cuesta en el mercado.