Los hoteles de Canarias acaban de registrar la rentabilidad más baja de los últimos tres veranos. Además, ahora afrontan la temporada alta sin margen de paliar la quiebra de Thomas Cook y la consecuente pérdida de plazas aéreas y turistas.

La rentabilidad sigue siendo superior a la de los años de la crisis, pero los hoteles del resto del país siguen generando cada vez más ingresos por habitación disponible.

Según los últimos datos oficiales, los hoteles de Canarias ingresaron una media de 77,5 euros por habitación en cada mes del verano. Es un 2,1% menos que en el mismo período de 2018 y casi un 3% menos que en 2017.

No obstante, en el verano de 2011 los ingresos medios por habitación apenas superaban los 53 euros mensuales. Desde entonces han crecido un 45,5%.

La caída de ingresos por habitación ya se intuye desde abril del año pasado. En el cuarto mes de 2018, los hoteles del Archipiélago ingresaron una media de 77,72 euros, un 4,83% menos que en abril de 2017. Desde entonces y hasta el pasado agosto se han dado descensos en 15 de los 17 meses transcurridos, cosa que no ha pasado en ninguna otra región.