El sector turístico de las Islas solo destina el 13% de sus compras a productos de alimentación producidos y elaborados en Canarias.

Para intentar enderezar esta situación y alcanzar las previsiones del Gobierno regional, que se cifraban en un 35% para este año, el Ejecutivo se reunió con representantes del sector primario y del sector turístico, con el fin de acercar posiciones y que los productos isleños incrementen su presencia en los establecimientos hoteleros.

El desequilibrio entre los sectores productivos ha provocado que el turismo aporte más del 30% de la riqueza económica de las Islas, mientras que la agricultura apenas llegue al 1%.

La centralización de las compras por parte de las cadenas hoteleras y los elevados precios son algunas de las cuestiones que plantean los empresarios como freno a la entrada de productos canarios en los alojamientos turísticos. Se defiende que los productos canarios deben ser más competitivos en la relación calidad-precio, en la diferenciación con artículos similares de otros lugares y en el suministro regular a los establecimientos.

El presidente de la patronal de Las Palmas, Fernando Fraile, considera que hay interés en el sector por adquirir productos agrícolas isleños por su calidad y que lo que debe hacer la Administración es facilitar la promoción y el conocimiento hacia los turistas.

Por parte del sector primario, se advierte que el valor añadido de la agricultura canaria ha caído significativamente en los años de la crisis y apenas alcanza el 1% del PIB, por lo que el turismo es una de sus salvaciones para incrementar la producción. También se defendió que los alimentos producidos en las Islas tienen una calidad diferenciada, por lo que tiene unos precios que no pueden competir con otros productos similares que vienen del exterior.