Los hoteleros isleños confirmaron ayer en la Bolsa Internacional de Turismo de Berlín (ITB) que mantendrán prácticamente llenos sus hoteles durante todo el verano y el próximo invierno.

Los turoperadores europeos se lanzaron a la caza y captura de camas en Canarias con las que aumentar sus cupos ante la avalancha de la demanda que se prevé.

El incremento de la demanda de plazas en las Islas es tan alto que muchas cadenas turísticas instaladas en el Archipiélago están parando las ventas, tal y como reconocieron algunos de sus dirigentes.

En los últimos años, un 50% de los clientes recurrían a las reservas con antelación para beneficiarse de descuentos de entre el 15% y el 25%. Pero este año, ese porcentaje se ha elevado en muchos hoteles al 75%, por lo que estos han decidido parar las ventas de las escasas camas disponibles. Quieren evitar llegar al 100% de ocupación solo con ofertas. Los hoteleros saben que los turoperadores aceptarán comprar esos cupos de plazas con descuentos o sin ellos.

La cara negativa, según los hoteleros, es que se está alojando en cualquier sitio, con una relación calidad y precio muy por debajo de otros destinos, lo que evidencia la necesidad de contar con nuevas plazas para atender la demanda.