El acuerdo inicial del Gobierno y agentes sociales para prorrogar los ERTE por fuerza mayor no hacía referencia explícita a Canarias, lo que provocó las alarmas en el seno del Ejecutivo autonómico.

La posterior insistencia del presidente canario, Ángel Víctor Torres, dio sus frutos y obtuvo el visto bueno para añadir una disposición adicional específica para las islas en el real decreto aprobado en el Consejo de Ministros.

Dicha disposción dice que «el Gobierno, en atención a las circunstancias de lejanía e insularidad que confieren a Canarias la condición de región ultraperiférica de la Unión Europea, tendrá en cuenta sus particularidades hasta la reanudación del tráfico aéreo internacional».

Esto abre la puerta a que en septiembre, si el tráfico aéreo no se ha podido normalizar lo suficiente, se negocie la ampliación de los ERTE.