Desde el pasado 1 de julio está en vigor en Canarias el nuevo sistema de la Agencia Tributaria en compras online, el H7, que sustituye a la Declaración Simplificada de Bajo Valor.

Con este trámite, el propio usuario se encarga de rellenar el formulario para las compras de 150 euros o menos.

Este procedimiento forma parte de las medidas que regulan el comercio electrónico en la Unión Europea.

Pero no es la única novedad. La normativa obliga a las tiendas online a tributar en el país de destino y no en el de origen, como se hacía hasta ahora. Esto implica que plataformas asiáticas famosas por sus bajos precios deben pagar ahora los impuestos correspondientes para poder enviar sus productos a las Islas.