La Confederación Canaria de Empresarios (CCE) ve ciertos obstáculos al desarrollo económico del Archipiélago, como la “excesiva carga impositiva”, reflejada en el incremento del 62,9% que ha experimentado la recaudación de los tributos autonómicos desde que, en 2012, subiera el IGIC.

La patronal de Las Palmas presentó ayer su informe anual de coyuntura económica, que prevé que la economía isleña volverá a crecer este año por encima de la media nacional, un 3,5% frente al 3,2%. También generará más empleo, un 3,2% frente al 2,7%.

Pese a estos buenos datos, los empresarios reclaman una reforma del marco fiscal autonómico. “El incremento de los ingresos públicos mediante subidas de impuestos ha supuesto durante los últimos años un freno para la recuperación”, advierten.

La patronal insiste en reformar el mercado laboral mediante la combinación de flexibilidad interna y seguridad y vincular los aumentos salariales a la productividad, así como reorientar las políticas activas de empleo.