José Juan Ramos, presidente de la Federación Canaria de Empresas Portuarias (Fedeport), asegura que una guerra de bonificaciones entre las autoridades portuarias de Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife “no beneficiaría a nadie”.

“Los puertos se tienen que poner de acuerdo para que las rebajas sean iguales”, indica Felipe del Rosario, presidente de la Asociación de Reparaciones Navales de Las Palmas (ARN).

En la misma línea se manifestaba José Juan Rodríguez Castillo, de la Federación Canaria de Operadores Logístico (Fecol).

Esta semana la Confederación Canaria de Empresarios solicitó que Las Palmas equiparara las bonificaciones a las tasas de buques con las de Tenerife, que aplica un incentivo del 40%. La petición se realizó al comprobar que había buques que se estaban desviando a la provincia occidental por este abaratamiento de los costes.

Los empresarios defienden que la competencia tiene que ser de las empresas y no de las administraciones.