La patronal CEOE-Tenerife argumenta que en determinados sectores, los costes energéticos suponen un elevado porcentaje de sus consumos intermedios. En la economía general, estos costes representan un 6% del total de consumos intermedios, la mitad de la facturación total de las empresas.

Una tercera parte de las pymes revela que los costes energéticos son una de las barreras más determinantes de su desempeño y crecimiento.

Las barreras nacionales siguen siendo fuertes y el progreso de integración es más lento de lo deseable, apuntan los empresarios.

En España el precio de la electricidad para usos industriales es sensiblemente superior a la media de la UE, especialmente para las pymes.

Las empresas deben perseverar en la eficiencia en el uso y la sustitución de inputs energéticos hacia aquellos menos costosos teniendo también en cuenta el creciente coste derivado de la internalización de los efectos medioambientales de las energías fósiles.

No obstante, el aumento del precio de la electricidad asociada a la regulación y a la imposición está impidiendo rentabilizar las costosas inversiones que acometen las empresas para mejorar la eficiencia energética de sus procesos productivos.

Es necesario aumentar la competencia y transparencia en los mercados para garantizar el suministro energético al mínimo coste posible para las pymes.

También debe apoyarse la mejora de la tecnología en equipos y procesos industriales, así como la implantación de sistemas de gestión energética.