Las empresas que se declararon en concurso de acreedores aumentaron un 14% en el tercer trimestre respecto al mismo periodo del año pasado, hasta sumar 963, según la Estadística de Procedimiento Concursal del INE.

Por su parte, las familias que no puderion afrontar sus pagos y deudas bajaron un 0,5% interanual, hasta sumar 421, acumulando cinco trimestres a la baja.

Sumando familias y empresas, el número de deudores concursados del tercer trimestre se situó en 1.384, un 9,1% más que en el mismo periodo de 2018.

Respecto al segundo trimestre, los consursos bajaron un 12,8%, (18,1% en familias y 10,3% en empresas).

De las 1.384 empresas que entraron en concurso en el tercer trimestre, 56 eran sociedades anónimas (-34,1% interanual), mientras que 808 eran sociedades limitadas (+22,1%).

Las personas físicas con actividad empresarial presentaron la misma cifra de concursos que en el tercer trimestre de 2018, un total de 82. En términos intertrimestrales, cayeron un 26,8%.

El comercio se vio especialmente afectado, ya que el 21,7% de las empresas que entraron en concurso entre julio y septiembre pertenecían a este sector, sumando 209 concursos.