El pequeño comercio ha elevado sus ventas entre el 5 y el 10 %, según la zona, en julio y agosto respecto al mismo periodo de 2014, y prevé cerrar el año en positivo, sumando dos años consecutivos al alza.

El incremento de ventas vino acompañado de un aumento del 2% en el empleo, los mejores datos desde el comienzo de la crisis.

Las grandes ciudades y los destinos tradicionalmente turísticos superaron las estimaciones iniciales gracias al elevado número de visitantes y el incremento del gasto que realizaron.

Los mayores aumentos correspondieron a electrodomésticos y muebles, dos de los subsectores más castigados por la crisis. Sólo en julio, las ventas en este sector crecieron el 8,1%.

El sector confía en superar en este ejercicio el crecimiento del 0,9% registrado en 2014, así como las cifras obtenidas durante la pasada campaña de Navidad, que fue la primera en positivo desde el inicio de la crisis.