El concejal de Promoción Económica, Turismo y Empleo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Pedro Quevedo, aseguró ayer que su intención es revisar el acuerdo de liberalización de horarios comerciales en los centros de El Muelle, Mesa y López y Las Arenas durante la temporada de cruceros, que se mantendrá este año. Para Quevedo, los centros comerciales no son zonas de gran afluencia turística.

Esta definición es clave para fijar excepciones al régimen de horarios comerciales y permitir la apertura en festivos. En el caso de Las Palmas de Gran Canaria están reconocidas como tales, desde enero de 2013, las de Triana y Puerto; y desde agosto de 2014, la de Mesa y López, con la limitación en este último caso de que sólo es de aplicación en la temporada de cruceros.

El Consistorio está analizando el permiso de Mesa y López y Las Arenas porque pueden estar generando «pocos beneficios y más daños». Quevedo se mostró más inclinado a permitir la libertad de horarios en El Muelle, por su peculiar ubicación y su función de puerta de entrada a la ciudad de los cruceristas.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Portuaria, Luis Ibarra, lamentó que se esté perdiendo tanto tiempo en la concesión de permisos a las firmas comerciales con interés en establecerse en el centro El Muelle.