La recuperación de la economía y el empleo ha reducido un 20% en un año el número de canarios que se van de las islas a otras regiones con un contrato laboral.

La entidad de recursos humanos Randstad cifra en 34.523 los isleños que se marcharon en el año 2016, casi 9.000 menos que un año antes.

Canarias volvió a ser el pasado año la región con menor movilidad laboral de España. La ubicación geográfica y la mayor dificultad para desplazarse a otras provincias son las principales razones de esta tasa.

El porcentaje de movilidad laboral en el Archipiélago es del 4,1%, frente al 13,2% del conjunto nacional. A la cabeza está La Rioja, con un 24,7%.

Tanto Santa Cruz de Tenerife como Las Palmas tienen los menores registros del Estado a nivel provincial. En Las Palmas se produjeron 25.372 marchas en 2016, y en Santa Cruz de Tenerife, 22.747.

En cuento a las entradas de trabajadores de otras regiones, el pasado año llegaron a las islas 29.676 personas, casi un 20% menos que en 2015. A Las Palmas llegaron 25.340 personas y a Santa Cruz de Tenerife 17.932.

A nivel nacional, los contratos de movilidad crecieron hasta alcanzar por primera vez los 2,6 millones.

La agricultura es el sector que registra mayor tasa de movilidad, con un 22,4%. En segundo lugar está la construcción, con el 16,1%. Le siguen servicios, con un 11,5%; e industria, con un 10%. Todos aumentaron su tasa de movilidad.