El Gobierno canario repartirá los 1.600 millones de euros que obtendrá por la compensación del Impuesto General de Tráfico de Empresas (ITE) directamente a los cabildos para un plan de desarrollo de Canarias durante diez años.

El objetivo es que los cabildos destinen este dinero a inversión de obra pública y a planes de empleo.

El presidente del Gobierno canario, Fernando Clavijo, ve bien la propuesta de que la distribución de estos fondos varíe según el numero de diputados. De esta manera, Tenerife y Gran Canaria obtendrían aproximadamente 40 millones, otros 40 millones entre La Palma, La Gomera y el Hierro, y los 40 restantes, Lanzarote y Fuerteventura.

Esta forma de reparto no gusta al presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, que estima que las islas con mayor población saldrán perdiendo. Defiende que se distribuyan los fondos con la fórmula actual del reparto de los recursos del REF, el 58% para las corporaciones locales (ayuntamientos y cabildos) y el 42% restante para la administración autonómica.

Para el Gobierno canario, la fórmula, con un plan de desarrollo a diez años, es beneficiosa para todas las Islas.