El Gobierno aprobará hoy un real decreto para asegurar que sean los bancos, y no los clientes, los que asuman el impuesto de actos jurídicos documentados (AJD) de las hipotecas. Se aplicará a partir de que mañana se publique el decreto y no tendrá carácter retroactivo.

El anuncio se produjo poco después de que el Tribunal Supremo decidiera que la tasa debía asumirla el cliente y no las entidades financieras.

El presidente Pedro Sánchez explicó que no se trata de eliminar el impuesto, ya que al tratarse de un gravamen transferido a las comunidades autónomas son estas las que deben abordarlo, sino que la intención es atribuir los actos jurídicos documentados al sector bancario.

Con esta medida, cada familia canaria que a partir de ahora firme un préstamo hipotecario se ahorrará una media de 1.272 euros. Son casi 20.000 isleños los que cada año se convierten en nuevos hipotecados. Se ahorrarán un total de 25,2 millones, según los cálculos.

No obstante, al no tener carácter retroactivo, los 72.000 canarios que en su momento sufragaron el impuesto no recuperarán su dinero.