Ningún cabildo ni ayuntamiento canario tiene “problemas serios” de sostenibilidad financiera, según la actualización de la lista de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF).

No obstante, sí hay ayuntamientos de las Islas que están vigilados, como los de Las Palmas de Gran Canaria, Telde y San Cristóbal de La Laguna por sobrepasar sensiblemente el período establecido para el pago a proveedores, fijado en un máximo de 30 días.

Ninguno de los 88 consistorios y siete cabildos del Archipiélago figura en esta lista de la AIReF, el organismo independiente de control fiscal que el Gobierno creó en 2013 a instancias de la Unión Europea.

La entidad no ha detectado “problemas estructurales” en las corporaciones locales canarias que hagan peligrar su salud financiera a medio y largo plazo.

Los 86 ayuntamientos canarios de los que Hacienda dispone de información, registraron un superávit global de 288,6 millones de euros, una cifra que llegó a 179,8 millones en el caso de los cabildos. Solo cuatro corporaciones locales (Santa Lucía de Tirajana, Teror, Puerto de la Cruz y San Juan de la Rambla) y una insular (El Hierro) cerraron el año con pérdidas.

A pesar de las buenas cifras, el presidente de la Federación Canaria de Municipios (Fecam) explicó que este beneficio no puede gastarse, porque la regla de gasto limita el uso de los fondos de remanente y superávit, algo que el Gobierno aún no ha solucionado pese a manifestar meses atrás su disposición para acabar con este bloqueo.