La pandemia ha provocado que un 83% de los autónomos españoles hayan reducido la facturación de su negocio.

Del barómetro publicado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) se desprende que cada uno de ellos perdió 20.000 euros de media en 2020. Para un tercio las pérdidas ascienden a más de 30.000 euros.

En total, se han dejado de ingresar más de 65.000 millones en esta crisis.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, exige prorrogar ya el cese de actividad y facilitar que puedan acceder a ella quienes no lo solicitaron en marzo.

Para Amor, además, es urgente establecer un plan de emergencia que dote de liquidez e impulse el consumo.

Según el barómetro, unos 400.000 autónomos tienen su actividad cerrada actualmente. El 5,5% no ha vuelto a abrir desde marzo.

El 50% de los trabajadores por cuenta propia han solicitado el cese de actividad en algún momento de 2020.