La Federación Canaria de Municipios (Fecam) mostró ayer su respaldo al Plan de Desarrollo y Cohesión de las Islas que el Gobierno regional pondrá en marcha con cargo a los fondos derivados del extinto Impuesto General de Tráfico de Empresas (ITE) y que dispondrá de 160 millones de euros anuales.

Los alcaldes aceptaron el rechazo del presidente, Fernando Clavijo, a que parte de los recursos se destinen a infraestructuras sociosanitarias o educativas.

Clavijo presentó en noviembre el plan de inversiones. Las Islas recibirán en torno a 1.600 millones en diez años, en compensación por la desaparición del ITE, que se distribuirán de forma equilibrada y en la medida de que las propuestas que se presenten vayan destinadas a I+D+i, infraestructuras y políticas activas de empleo.

El Gobierno dará vía libre a que los ayuntamientos presenten proyectos directamente, sin necesidad del filtro de los cabildos. Toda actuación encaminada a mejorar la competitividad de la economía y generar puestos de trabajo será bienvenida.

Se excluyen de esta premisa las infraestructuras sociosanitarias, educativas, culturales o deportivas. Las políticas ligadas a servicios sociales, culturales o educativas serán financiadas a través del presupuesto regional.

Clavijo espera cerrar el acuerdo con la Fecam en febrero para acelerar la presentación de proyectos.

No obstante, varios regidores, sobre todo de Gran Canaria, se niegan a suscribir ningún pacto hasta que el Ejecutivo no aporte un texto que fije las condiciones para seleccionar los proyectos que financiará el Plan y desean ver dónde estará el equilibrio en el reparto de los recursos entre las Islas.