Tras la apertura de fronteras el pasado 21 de junio con el fin del estado de alarma, se ha recuperado el tráfico aéreo, pero aún está a años luz de los niveles habituales. Según los datos de Aena, los aeropuertos de su red registraron 7 millones de pasajeros en el mes de julio, un 76% menos que en el mismo mes del año pasado.

Casi 3,3 millones correspondían a vuelos nacionales (-62%) y 3,7 eran pasajeros de rutas internacionales (-82%). El miedo al coronavirus y las restricciones que mantienen algunos países han provocado este desplome.

El aeropuerto de Palma de Mallorca fue el que registró en julio el mayor número de pasajeros de la red. El de Gran Canaria, con 381.000 pasajeros (-64%), está entre los 10 primeros.