El alquiler de viviendas en Las Palmas de Gran Canaria alcanzó, con un 7,1%, la mayor revalorización de toda España, superando en ocho décimas la media estatal (6,3%). Este incremento podría deberse a una reducción de la oferta provocada por la retirada del mercado residencial de un alto número de inmuebles que pasan a convertirse en alojamientos turísticos.

Santa Cruz de Tenerife se situó como la segunda capital de provincia del país donde más aumentó el beneficio por arrendamiento de locales comerciales (9,4%) y oficinas (7,1%).

La capital grancanaria, igualada con Lleida, se sitúa al frente en el capítulo de casas en el mercado del alquiler inmobiliario.

El sector confirma la marcha al alquiler turístico de muchos inmuebles situados en zonas costeras de la capital como Las Canteras, Guanarteme o Alcaravaneras. El arrendamiento desplaza a la compra como forma de relación con la vivienda, lo que provoca un recorte de la oferta que se traduce en los precios y los beneficios. Menos opciones y más demanda permiten a los propietarios elevar sus márgenes.

Por su parte, el precio del metro cuadrado de las casas en alquiler de Las Palmas de Gran Canaria se situó en los 8,6 euros al terminar el año, un avance del 10,9%.