Pese a que la inflación y el alza de los costes han provocado en las últimas semanas un parón del consumo, el comercio confía en la campaña del ‘Black Friday’.

Desde ayer se notó un ligero aumento de las ventas, aunque no muy notorio. Mayor preocupación existe de cara a Navidades, debido al adelanto de las compras para estos días.

Según los estudios, este año habrá menos compradores y menor presupuesto.

La ropa y el calzado serán de los segmentos con mayores rebajas.