Las reservas para este verano del sector turístico canario han bajado un 20% en los primeros meses del año, afectadas por la recuperación de destinos competidores como Egipto, Grecia o Turquía.

Las cuatro patronales hoteleras creen que está fuera de lugar tratar de limitar la llegada de turistas a las Islas fijando tasas o estableciendo barreras a la entrada de visitantes en este momento porque, a su juicio, lo importante ahora es tratar de mantener la competitividad del sector.

Los hoteleros reclaman la mejora de la conectividad aérea, que las tasas aeroportuarias no se incrementen y un aumento de la inversión en infraestructuras públicas y privadas.

Los empresarios turísticos coinciden en que en este ejercicio ya no habrá más cifras récords como las del año pasado, ejercicio en el que Canarias rozó los 16 millones de turistas.

La vuelta al mercado de competidores venidos a menos por problemas de seguridad ya se ha notado en Semana Santa, con una bajada de la ocupación media.

Ante este escenario, las patronales pretenden recuperar el nivel de inversión pública en infraestructuras turísticas. Reclaman que se reinvierta buena parte de la recaudación del IGIC.