Las rebajas de verano arrancaron ayer sin grandes aglomeraciones, pero confirmando el ligero incremento del consumo de los últimos meses en Canarias. El sector espera alcanzar sus mayores números el fin de semana.

La afluencia a las principales zonas comerciales fue creciendo a lo largo del día tras unas primeras horas tranquilas.

Las tiendas de moda, y sobre todo las franquicias, fueron las que más colas acumularon durante la jornada.

En los escaparates se observaban descuentos de hasta el 50%, incluso algunos al 70% ya desde el primer día.

En la zona comercial de Triana, la afluencia fue creciendo a medida que avanzaba la tarde, llegando a asemejarse al ambiente de los sábados.

Al final del día los empresarios mostraban su confianza en que el viernes y el sábado se notará con mayor fuerza el tirón de las rebajas. Esperan que se mantenga el crecimiento de en torno a un 4% que ha registrado el sector minorista en los últimos meses en las Islas.  La patronal admitía que las primeras estimaciones apuntan a que la facturación ha subido entre un 2 y un 3% respecto al año pasado.