La CEOE-Tenerife advierte que las pymes son muy dependientes de los préstamos bancarios y de sus líneas de crédito para financiar sus proyectos. Estas empresas soportan mayores costes de capital y unas condiciones de crédito más estrictas que las empresas de mayor tamaño.

Es posible que las entidades de crédito y otros intermediarios financieros no tengan información económica y financiera suficiente sobre las pymes para optimizar el volumen de financiación que están dispuestos a prestar. Por otra parte, a las pymes les cuesta identificar cuál es la información relevante en sus solicitudes de financiación y desconocen los criterios por los que se evalúan sus solicitudes.

Las tasas de aceptación de las operaciones de financiación que las empresas solicitan a las entidades con las que no han tenido relación se encuentra en el 37%, tras haber alcanzado su mínimo a mediados del año 2012.

La Ley de Fomento de la Financiación empresarial obliga a las entidades de crédito a notificar a las pymes con antelación suficiente su decisión de cancelar o reducir su financiación. También obliga a que las entidades pongan a disposición de las pymes un informe de su calificación crediticia.

CEOE-Tenerife también considera que este informe debe convertirse en una herramienta eficaz para la valoración del riesgo de las pymes, mediante la combinación de una información financiera de calidad, aportada por las entidades, y una adecuada y estandarizada metodología, elaborada por el supervisor.