El último informe sobre el mercado laboral, elaborado por el Observatorio de Empleo de Canarias (Obecan), indica que los empleos más ofertados en el Archipiélago requieren un bajo perfil formativo. La mitad de los contratos cerrados en las islas son a profesionales con esa cualificación. Camareros, limpiadoras y dependientes son los más solicitados.

Según este informe, dos de cada diez ofertas de trabajo se dirigen a encontrar vendedores en tiendas y almacenes. Luego, con un porcentaje del 12% sobre el total, personal de limpieza de oficinas, hoteles y otros establecimientos similares. En tercer lugar, un 7% de las demandas buscan administrativos sin tareas de atención al público.

A continuación se sitúan camareros asalariados, peones de la construcción y de industrias manufactureras, albañiles, peones agrícolas y peones del transporte de mercancías y descargadores

Las diez ocupaciones con mayor volumen de contratación no tienen apenas formación. Sumaron 37.000 convenios de los casi 71.000 registrados ese mes.

Esta circunstancia explica que el descenso del paro en las islas se concentre en los desempleados con menor nivel formativo. Según los datos del Obecan, en junio de este año, el paro descendió un 6,25% entre las personas sin estudios. Entre los que tienen estudios primarios bajó casi un 6% y un 5,3% entre los que tienen estudios secundarios. En el caso de los universitarios la bajada fue del 2,8%, y del 2,2% entre los que tienen Formación Profesional. En Canarias hay 11.042 parados con estos estudios.