La Organización para la Cooperación y el Desarollo Económico (OCDE), ha concluido en su último informe, Política Educativa en Perspectiva 2015: hacer posibles las reformas, que España no prepara bien a sus jóvenes para el mercado laboral.

La OCDE analizó los cambios educativos puestos en marcha por varios países desarrollados en los últimos años, entre ellos España, al que recomienda “alinear mejor la educación y la formación”.

Las estadísticas constatan desde hace décadas que la formación va por un lado y el mercado laboral por otro, situación acentuada por la crisis afectando a la mitad de los jóvenes españoles y a más del 65% de los jóvenes canarios.

En 2007, 23.500 menores de 25 años estaban desempleados en las Islas. En 2013, la cifra ascendía a 56.600. En 2015, son más de 46.000.

Un estudio revela que nueve de cada diez trabajadores consultados afirmaron que la formación recibida no les había servido para encontrar un empleo.

Los cursos de formación profesional que se siguen ofreciendo fueron diseñados en la España del boom inmobiliario y, de acuerdo con ese mapa, se han seguido impartiendo.

Hasta marzo de 2015 no se aprobó una reforma urgente del Sistema de FP para el Empleo. Aún así, los alumnos de FP encuentran más trabajo incluso que los universitarios.

Siete de cada diez canarios aseguran tener una ocupación por debajo de su cualificación. Al mismo tiempo, los empresarios afirman tener dificultades para contratar personal cualificado.

Se pone de manifiesto que España no prepara bien a sus jóvenes para trabajar.

Los recursos en las aulas canarias, además de ser escasos, siguen estando obsoletos, porque las actuales políticas de empleo se elaboran sobre criterios viejos.