El Consejo Regional de la Construcción, que agrupa a las patronales canarias del sector, reclamó ayer que la adjudicación de obras beneficie a las empresas locales.

Las dos patronales provinciales, Fepeco y AECP, demandan que la obra pública en Canarias se base «en la defensa de la capacidad técnica, la tenencia de estructura y la formación de los trabajadores a la hora de adjudicar las obras».

De esa manera, se benefician «las empresas que tengan suficiente configuración humana, profesional y material en las islas».

Las dos patronales piden a las administraciones mayor vigilancia sobre la subcontratación, porque ha habido casos de empresas de fuera sin estructura que subcontratan toda la obra.

Para los empresarios, la calidad de la obra pública en Canarias no puede depender solo de la capacidad financiera de la empresa, sino principalmente de su capacidad constructiva.

Los constructores esperan que el aumento de las partidas estatales para Canarias y la mejora de la recaudación acabe con la sequía de obra pública sufrida por el sector en los últimos años.