El Gobierno de Canarias dispondrá este año del mayor importe para políticas de empleo desde que comenzó el recorte de los fondos procedentes del Estado, pero quiere que esos recursos lleguen a tiempo para ejecutarlos y justificarlos antes de que finalice el ejercicio.

Desde el Servicio Canario de Empleo (SCE) se explica que se trabaja para agilizar la firma del convenio con el Ejecutivo central, para que las cantidades que conformarán el recuperado Plan Integral de Empleo de Canarias (PIEC) puedan invertirse desde que estén aprobados los presupuestos generales del Estado.

La iniciativa contará con un presupuesto de 42 millones de euros. Las partidas que gestionará el SCE ascenderán a 21 millones. A ellas hay que sumar otros 10 millones dirigidos a la construcción de infraestructuras educativas, diez millones más para bonificar la contratación indefinida y un millón para integración laboral y lucha contra la pobreza.

El Ejecutivo quiere que los recursos sean transferidos con la mayor brevedad posible a la Comunidad Autónoma, no solo para ejecutarlos en el transcurso del ejercicio, sino también para que los fondos de empleo y formación no lleguen, como pasó en 2016, a punto de finalizar el año.