El volumen de exportaciones canarias a África alcanzó su máximo histórico en 2008, con 335 millones de euros. A partir de ese año sufrió retrocesos significativos y recuperaciones puntuales hasta situarse en los 236 millones actuales.

El impacto de la crisis, junto a otros factores estructurales, han impedido que los esfuerzos institucionales y empresariales realizados desde Canarias durante esta década se hayan traducido en un avance significativo de las inversiones en el continente.

Andalucía, la otra región española vecina a este continente, casi ha triplicado en este periodo sus exportaciones a países africanos, pasando entre 2004 y 2014 de 893 a 2.321 millones. Por encima de Andalucía se situá Cataluña, que ocupa el primer lugar en el volumen de inversiones hacia el continente africano.

Los resultados de Canarias no se corresponden ni con los esfuerzos ni con el interés de las instituciones y el empresariado canarios por África. Los expertos creen que la dispersión de esfuerzos institucionales es el principal obstáculo a salvar para que las acciones se traduzcan en resultados.

Por esta razón, el Gobierno canario se ha planteado la necesidad de contar con un Plan de Internacionalización que planifique desde un punto de vista estratégico las relaciones exteriores. Dicho plan deberá a su vez ejecutarse en el marco de las políticas nacionales, por lo que será el próximo gobierno el que deberá definir las nuevas políticas de España hacia África.