Por primera vez en la historia, Canarias cierra el ejercicio con más gastos en prestaciones que ingresos vía cotizaciones. La diferencia es de 143 millones de euros negativos.

Los fondos que los trabajadores y las empresas de las Islas depositan en las cuentas de la Seguridad Social ya no alcanzan para costear las pensiones.

Nunca antes el montante destinado para el pago de las pensiones de jubilación y demás prestaciones había superado la recaudación por las cotizaciones de empleados y empresarios.

Los trabajadores y las empresas de las Islas ingresaron a lo largo de todo el año pasado en la Seguridad Social un total de 3.232 millones de euros. Por otra parte, el gasto en pensiones en el Archipiélago llegó a unos 3.375 millones.

Estos datos pueden explicarse por el envejecimiento de la población, sumado a que los que acceden a un puesto de trabajo lo hacen con una cotización muy inferior a la de los que pasan a jubilarse. Dicho de otra manera, el déficit de cotizaciones sociales se explica por la precarización del empleo, con la proliferación de contratos temporales. Además, el problema se agudiza en Canarias por la extrema dependencia del sector servicios, básicamente del turismo, que es precisamente el sector donde los sueldos suelen ser más bajos.

El déficit a nivel nacionales de unos 30.500 millones. El gasto total en pensiones, subsidios y otras prestaciones de la Seguridad Social ascendió el pasado año a 116.000 millones de euros, mientras que los ingresos por cotizaciones se quedaron en menos de 85.500 millones.

Muchos expertos apuestan por incluir anualmente una partida en los presupuestos para reequilibrar la balanza.