En febrero se formalizaron en Canarias 47.000 contratos laborales, y de estos, el 42,4%, unos 27.000, fijaban una jornada de trabajo parcial. El porcentaje de nuevos empleos que no llegan a la jornada laboral completa en las Islas es muy superior a la media del conjunto de España, donde el registro se queda en el 33,9% en el mes analizado.

En 2006, en pleno boom de la construcción en el Archipiélago, el porcentaje de los contratos que se creaban a tiempo parcial se quedaba en el 21,5% del total de los que se suscribían mes a mes. Ocho años después, ese porcentaje se ha duplicado, hasta superar el 40% en las Islas.

La encuesta de población activa (EPA) del último trimestre de 2014 muestra que el porcentaje de trabajadores a jornada parcial roza el 17% del total, cuando un año antes no llegaba al 16%. Hace cuatro años, la tasa se quedaba en el 14%.

El secretario general de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE) de Las Palmas, José Cristóbal García, considera que el crecimiento del volumen de trabajadores con contratos con jornada parcial «es normal» en todo proceso de recuperación tras una crisis como la que ha atravesado España.

Es además, a su juicio, «positivo porque demuestra que las empresas disponen de flexibilidad para adaptarse a sus necesidades para garantizar su viabilidad». García añade que la tasa media de empleo a tiempo parcial en la Unión Europea se sitúa en el 20,5%, un registro aún muy superior al que se registra en las Islas, con lo que aún hay margen para que crezca.

El representante de la patronal explica la mayor tasa de contratación a tiempo parcial en las Islas a las peculiaridades de «una estructura económica más ligada a los servicios que en otras comunidades».

Para el economista José Miguel González las estadísticas dejan claro que se está produciendo una sustitución de empleados por otros con unas condiciones laborales diferentes: «Oficialmente el número de horas que se contrata es menor, pero de forma efectiva es superior sin reconocimiento salarial. Esta es la razón por la que la productividad se ha disparado. Si esto es mejor que nada es otro debate», concluye González.

El coordinador de la dirección provisional de Comisiones Obreras Canarias (CCOO), Antonio Pérez explica: «Se está precarizando el empleo de manera muy rápida y significativa. Casi el 90% de los nuevos contratos son temporales y estos ofrecen un salario un 20% menor que el de los indefinidos. Y encima casi la mitad de esas contrataciones eventuales, son también a tiempo parcial, con lo que la precarización alcanza la máxima expresión».

El modelo productivo de las islas cambia

El paro ha bajado 12 meses consecutivos en Canarias. En marzo se contabilizaron casi 256.900 inscritos en las oficinas de empleo de las Islas, 20.647 menos que hace un año. En ese mes de marzo existían 691.247 afiliados a la Seguridad Social, 25.766 más que un año antes.

En marzo se formalizaron 55.367 contratos, casi 10.000 más que un año antes (+21%). Y solo el 12% de estos nuevos empleados firmaron un contrato de carácter indefinido.

La contratación a tiempo parcial se extiende a los contratos fijos que se suscriben en las Islas: de los 3.358 contratos fijos suscritos en febrero de 2015, un total de 1.235 (el 36,8%) fijaban una jornada parcial.

El 68,9% de los ocupados asalariados en Canarias tienen contrato indefinido, frente al 75,8% estatal, según la EPA del cuarto trimestre de 2014. Y el 17% de los 758.700 ocupados en las Islas trabaja a tiempo parcial.